El Mate era una típica costumbre de los países del Río de la Plata.

Esta infusión fue utilizada originariamente por los indios guaraníes, quienes utilizaban la yerba mate. Los Jesuitas, que se establecieron en la zona que hoy ocupa la provincia de Misiones, mejoraron su cultivo, por lo que allí se ubican los mejores yerbatales.

Actualmente la yerba (hoja de yerba mate picada) se puede adquirir en paquetes de 1/2 y 1 kilo, y en la región productora, fraccionada en bolsitas.

El recipiente en el que se ceba el mate, es el "mate", que puede ser el tradicional, hecho de calabaza curada, o un jarrito de loza o enlozado, o madera. La infusión se toma con bombilla  y se puede cebar dulce o amargo. El recipiente que contiene el agua para la cebadura es la pava, cuya agua se considera "a punto" unos grados anteriores a la ebullición. Si el agua hierve, no sirve para el mate.  Esta costumbre es bien hogareña en Argentina, aunque se ha popularizado y actualmente hay lugares en donde se usan termos, para trasladarse con el equipo de mate, para tomarlo en cualquier lugar u ocasión.

 

Sus Significados

MATE AMARGO

Indiferencia

MATE DULCE

Amistad

MUY DULCE

Habla con mis padres para pedir mi mano, interés

MUY CALIENTE

Me muero de amor por vos

MATE FRÍO

Desprecio

CON TORONJIL

Disgusto

CON CANELA

Ocupas todos mis pensamientos

CON AZÚCAR QUEMADA

Simpatizo con vos

CON CÁSCARA DE NARANJA

Ven a buscarme

CON TÉ

Indiferencia

CON CAFÉ

Ofensa perdonada

CON MELAZA

Me aflige tu tristeza

CON LECHE

Estima

CON OMBÚ

Te estoy echando (es laxante)

HIRVIENDO

Casamiento

TAPADO

Rechazo

ESPUMOSO

Cariño verdadero

Sus Usos

Mate cebado

El mate "cebado" es la forma más popular. antigua y extendida del consumo de la yerba mate en Sudamérica.

Forma de preparar un buen mate:

Hay distintas maneras de preparar un buen mate. Unos lo prefieren con azúcar. Otros amargo y hay quienes le agregan hojitas, cáscaras de cítricos o raíces de plantas medicinales. Lo sustancial es tomar mate, que de por sí es agradable y beneficioso. Le sugerimos aquí sistemas de preparación que le darán excelentes resultados.

Mate amargo

Para cebar un buen mate se recomienda utilizar una calabaza de tamaño y boca grandes. (Los vasos de vidrio, porcelana. enlozados o de aluminio, no son tan apropiados). Las bombillas con boquilla de oro se estiman como inmejorables.

Una forma de "curar una calabaza para matear: Librar la calabaza de toda adherencia interna; lavarla, llenarla de yerba y echarle agua caliente; dejarla llena un día, y repetir la operación. Se procede así dos o tres días, a fin de que el mate se impregne y queden taponados sus poros. Después de cada mateada, el mate debe ser lavado y secado.

  1. Úsese una calabaza grande, de boca también grande.  

  2. Cargue de yerba mate la calabaza, hasta las 3/4 partes de su capacidad. 

  3. Verifique el mate sobre la palma de la mano izquierda y agítelo o suavemente. Vuélvalo lentamente a su posición normal, cuidando que la yerba haya quedado hacía un costado del mate.

  4. Vierta el agua. al principio apenas tibia, con un chorrito fino en el costado casi vacío del mate. Esperar un momento y repetir la operación con el agua algo menos caliente. esperando a que la yerba absorba el agua. Recién entonces se introduce la bombilla hasta el fondo y en el mismo costado casi vacío. Finalmente, con el agua suficientemente caliente (nunca la deje hervir) se comenzará a cebar el mate, cebando siempre el agua en el mismo lugar y no moviendo para nada la bombilla. En el otro costado la yerba permanecerá seca si se tiene el cuidado de echar siempre un chorrito fino de agua sin llenar en exceso el mate,

  5. Siguiendo estas instrucciones usted podrá saborear un rico mate y además: 

  6. La bombilla nunca se atascará. Por muy molida que sea la yerba el mate será suave y agradable desde el primer sorbo.  

  7. No necesitará agregar yerba ni removerla por prolongada que sea la mateada y su mate estará siempre coronado por un lindo copete de espuma.

Mate dulce

Proceda de igual forma, agregando 1/4 cucharadita de azúcar por cada mate, en el lado en que ha colocado la bombilla.

Los chicos y el mate.

El mate cocido con leche ha sido una sana costumbre, auspiciada por el Consejo Nacional de Educación asesorado por su cuerpo médico. Las mamás pueden introducir la variante muy bien aceptarla por los niños, de cebarles mate de leche, de modo que tomen más leche rica en vitaminas y minerales, que se asocian perfectamente a las virtudes del mate. Para ello, hierva la leche durante el tiempo aconsejado.

Déjela enfriar hasta una temperatura adecuada para los niños endúlcela a su paladar. Siga las indicaciones generales que se dan para el mate amargo.

 

Tereré

En el Paraguay y el Chaco y litoral argentino se aprecia particularmente el mate "tereré" que se prepara ya sea "cebándolo" con agua fría o macerando yerba en cualquier recipiente, por cuanto mitiga notablemente los efectos del excesivo calor, pero su uso no es aconsejable al no habituado a este tipo de infusión.

 

Mate cocido

Muy difundido en las zonas rurales, donde constituye el desayuno obligado, se prepara haciendo hervir yerba mate -molida o canchada- a razón de unos 80 gramos por litro, en un recipiente con agua, acelerándose luego la decantación mediante al agregado de un poco de agua fría y se lo bebe, con o sin leche y eventual agregado de azúcar.

El mate cocido helado y batido, al que puede agregarse una rodaja de limón, constituye asimismo, en verano, un notable refrescante, similar al tereré, pero sin los inconvenientes de aquél.

 Té de Yerba

En las ciudades, donde el acelerado trajín diario conspira contra la forma tradicional de su uso, y fuera de América en general, donde a la yerba mate se la conoce también con las denominaciones de "té de los jesuitas", "té del Paraguay" o "té americano", se ha difundido su consumo, preparando la infusión tal como se hace con el té; a razón de una cucharadita de yerba por taza, o mediante el uso de prácticos "sachets" individuales, de papel filtro.